Russell Conwell. Tierra de diamantes.

Título: Tierra de diamantes.
Autor: Russell Herman Conwell (15/09/1843 Massachusetts - 06/12/1925 Filadelfia)
Editorial Iberonet SA Serie Minor. Madrid 1994

   Las conferencias no son una experiencia universal, mientras que en algunas ciudades las tienen como importante impulso de múltiples realidades culturales, en otras ciudades es más bien reducido su número, más reducido su efecto.
   Tierra de diamantes es la presentación en libro de una famosa conferencia realizada por tres décadas en EEUU e Inglaterra. Conwell llegaba a la ciudad en la que debía pronunciar una conferencia tan pronto como le era posible, visitaba a quienes dirigían el correo, los colegios, fábricas, charlaba con los sacerdotes, con amas de casa. Así averiguaba la historia, las oportunidades aprovechadas y las olvidadas. Luego desde la tribuna señala la propia tierra de diamantes.
   En Golconda, India, un hombre vendió todo y fue en busca de diamantes, sin saber que era dueño en sus propias tierras de una importante mina de diamante, de las que hay en este lugar.
   El quid de la cuestión. Anécdota, tan similar a otras y que hasta el hartazgo ha versionado esa cosa llamada "literatura new Age" (Te vas a buscar lo que ya tenías, aprendes lo que ya sabías, no descubres lo que poseías y los bla, bla, bla ya conocidos).
   Entra en juego la doctrina de la retribución tan fuertemente arraigada en la cultura protestante angloparlante y en tantas sectas evangélicas que de alli provienen, RC afirma "Porque ganar dinero honestamente es predicar el Evangelio". Cae en la ingeuidad de afirmar que el 98% de los millonarios de EEUU son hombres honestos.
   "El dinero es poder, y ¡hay que ser razonablemente ambicioso para tenerlo! Se pueden hacer más cosas buenas con él que sin él."Cita la historia de millonarios como la de John Jacob Astor.
    "Usted piensa que va a ser importante por desempeñar un cargo, pero recuerde que si no es importante antes de que lo obtenga, no será importante cuando lo consiga. Será sólo una marioneta."
   Claro uno se enfrenta, a una traducción, y aun más a una transcripción de algo verbal, y de un siglo atrás... aún asi hay verborragia frente al que no comparte o comprende sus puntos de vista, esto se ve en las preguntas que le hacen y respuestas que brinda. Ridiculiza e insulta muchas veces a los interlocutores que tuvo en un pasado y a quienes trae a la memoria en la conferencia.
   El principio de Abraham Lincoln para llegar a la grandeza puede adoptarse casi por entero. Esta fue su regla: En todo lo que tenía que hacer ponía todo su empeño, y lo mantenía hasta que todo estaba terminado. Relata su encuentro con Lincoln en la Casa Blanca poco antes de morir. 
   Uno termina la lectura simpatizando con algunas ideas y anécdotas, sin poder simpatizar del todo con la forma de expresarse del conferenciante.
   Finaliza: "Aprendí una lección que no olvidaré mientras la campana del tiempo continúe sonando para mí, La grandeza no consiste en alcanzar un cargo futuro, sino en hacer grandes hechos con medios escasos y en el logro de amplios objetivos desde los puestos ordinarios de la vida. Para ser importante, uno debe ser importante aquí, ahora, en... (RC mencionaba aquí la ciudad que lo recibía) Si desean ser importantes deben comenzar donde están y con lo que son, en... , ahora...Cualquiera que sea su vida, el que quiera ser importante en cualquier lugar, debe ser primero importante en cualquier lugar, debe ser primero importante en su propia ciudad."
     Nota:
* El autor fue un clérigo bautista, abogado y escritor. Fue el fundador y primer presidente de la Universidad de Temple en Filadelfia (Pensilvania).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...